Área de restauración del Archivo Histórico

Estas habitaciones tuvieron diversos usos durante el tiempo en que la familia vivió.

En una época fue el dormitorio de la hermana de Don José Guadalupe Zuno. Posteriormente fueron las habitaciones de las personas de servicio, quienes eran como de la familia.

Don José Zuno, inculcó a sus hijos, el gusto por la cacería, por lo que siempre tenían perros que apoyaban en esta actividad. Por lo cual en este espacio abierto se encontraban las perreras.

Al realizarse la donación de la Casa a la Universidad de Guadalajara, se quitaron las perreras y se hicieron las remodelaciones necesarias para los nuevos usos requeridos.

Entre los años 1974 y 1993 fueron utilizados como oficinas, almacén de papelería y enceres de limpieza.

Actualmente es el taller de restauración del Archivo Histórico.