Contexto estudiantil en México

1968 fue un año crucial en la historia de los estudiantes alrededor del mundo. Sacudidos por las consecuencias de la Segunda Guerra Mundial y enfrascados en el conflicto polarizante de la Guerra Fría; los estudiantes de la década de los 60´s impulsaron una serie de movimientos que trastocaron las realidades locales e internacionales en lugares como Francia, Checoslovaquia, Estados Unidos, Alemania y México.

A 50 años del movimiento estudiantil más importante a nivel nacional, vale la pena contextualizar los antecedentes de este episodio. Las primeras revueltas o manifestaciones estudiantiles registradas en México datan de finales del siglo XIX. En 1884 estudiantes de la Ciudad de México manifiestan su inconformidad con el gobierno del presidente Manuel González y la negociación de la deuda externa inglesa. Años después, entre 1895 y 1910, en Michoacán se registran nutridas manifestaciones del estudiantado en contra de la reelección de Porfirio Díaz.

Tras el triunfo de la Revolución Mexicana y la reorganización de la política educativa, se conforman las primeras organizaciones estudiantiles del país: en 1920 aparece la Federación de Estudiantes del Distrito Federal, en 1927 la Confederación Nacional de Estudiantes, para 1933 surge la Confederación de Estudiantes Socialistas de México que alentará la aparición del FESO en 1934.

El impulso otorgado a la instituciones de educación superior luego de la Revolución y el arrebato rebelde herencia del pensamiento político local e internacional, serán el marco de crecimiento y auge de las organizaciones estudiantiles en el país.