Contexto Jalisciense

En el caso de Jalisco, la implementación de la reformar pasaría por varios escollos. Sin embargo, la tradición popular con la que fue fundada la Universidad de Guadalajara en 1925 vería en ella y sus directivos, encabezados por Guadalupe Zuno y Enrique Díaz de León a los primeros adeptos al modelo socialista.  Pero el contexto político local no era favorecedor, la recién concluida Guerra Cristera (1926-1929) vio en Jalisco uno de su puntos más álgidos, fortaleciendo a la reacción conservadora y el clero en distintas regiones del estado. La noticia de la reforma educativa nacional en 1933 calaría hondo en estas esferas, provocando las más contundes afrentas en el estudiantado de la Universidad de Guadalajara.

De esta forma la tarea de impulsar este modelo educativo por parte del Gobernador Sebastián Allende, vería un camino sinuoso y escarpado por las huelgas que en los diferentes niveles educativos se llevaron en el estado. A pesar de ser ratificada por el Congreso del Estado en noviembre de 1934, la reforma educativa encontró un rechazo parcial inmediato. Vale la pena agregar que buena parte del magisterio jalisciense de educación básica no estaba preparado profesionalmente para ejecutar el modelo , además de tener serios problemas de aceptación ideológica del socialismo. Sumado a ello, existió una persecución violenta a los profesores que intentaban impartir este nuevo modelo, sobre todo en regiones como los Altos y Colotlán.