Contexto nacional

Durante las dos primeras décadas del periodo postrevolucionario, México encaró el momento de construcción de la nación a partir de varios ejes sociales definidos. Entre ellos la educación figuró como uno de los principales centros de debate y desarrollo. El carácter de pública, gratuita, obligatoria y laica suscrito en la constitución de 1917, tuvo la reforma más sustancial en 1934 durante el gobierno Callista de Abelardo Rodríguez, teniendo su ejecución durante el periodo del presidente Lázaro Cárdenas (1934-1940), quien estableció el proyecto educativo más ambicioso y controversial del siglo XX en el país. Esta propuesta tendría como matriz el modelo educativo socialista: construir una escuela racionalista inspirada en las ideas de la Revolución Mexicana. Las respuestas a este modelo tuvieron diferentes posiciones según la región y los grupos políticos que la dominaban; desde los estados donde fue bien recibida y alentada, hasta los lugares donde existió un total rechazo y confrontación.