Efemérides Fundación de la Academia Mexicana de la Lengua

Antes de alcanzar su vida independiente, México manifestó con el cultivo del español mexicano, entre otras expresiones, la voluntad de lograr su emancipación cultural; por ello, a lo largo del siglo XIX, surgieron varios intentos de crear una academia propia que entre sus objetivos tuviera conservar y restituir la pureza del español, reimprimir y hacer circular las obras de autores clásicos, redactar diccionarios y gramáticas de las lenguas habladas en territorio nacional, conformar atlas del uso del idioma, seleccionar obras útiles para el estudio de la poesía y la elocuencia, auxiliar en el uso y estilo de la lengua a quienes lo requirieran, establecer premios y corregir el uso anárquico de la ortografía. De este modo, nacerían, en 1835, la Academia de la Lengua, ratificada por un decreto presidencial en 1854, y, más tarde, las secciones dedicadas a la filología y la literatura de la Academia Imperial, en 1865, y de la Academia Nacional de Ciencias y Literatura, en 1870, instituciones todas cuyo desarrollo fue coartado, de una manera u otra, por la inestabilidad política y los enfrentamientos ideológicos de la época.

Sin embargo, sería hasta 1875 que las sesiones preparatoria e inaugural de la Academia Mexicana fueron presididas por don José María de Bassoco y se celebraron, respectivamente, el 13 de abril y el 11 de septiembre de 1875, en casa de su primer bibliotecario, don Alejandro Arango y Escandón, ubicada en la antigua calle de Medinas número 6 (hoy República de Cuba número 86), en la ciudad de México. En la sesión del 25 de septiembre del mismo año, se completó la elección de la primera Mesa Directiva: además del director y del bibliotecario arriba mencionados, se eligió secretario a don Joaquín García Icazbalceta; censor, a don Manuel Peredo, y tesorero, a don José María Roa Bárcena.

Conmemorando la fundación de la Academia Mexicana de la Lengua, les presentamos algunas imágenes de uno de los tesoros bibliográficos que se encuentran en la Biblioteca del Archivo Histórico de la Universidad de Guadalajara, se trata del Vocabulario en Lengua Mexicana y Castellana escrito por Fray Alonso de Molino, libro que por sus características se considera incunable. Fue impreso en 1571 en la Ciudad de México, y por contenido se considera uno de los vocabularios más completos en lengua náhuatl. Fray Alonso de Molina, de la orden franciscana, realizó esta investigación y la dedicó al Virrey de la Nueva España Don Martín Enríquez. Texto como este, son continuamente valorados y cuidados por el personal que integra el Taller de Restauración del Archivo.

 

Referencia:

Fray Alonso de Molina, Vocabulario en Lengua Mexicana y Castellana, Casa de Antonio de Espinosa, Ciudad de México, 1571.