Fundación de la Escuela Normal Lancasteriana en Guadalajara

La consumación del proceso de Independencia en 1821, produjo en México además de la construcción acelerada, y en ocasiones equivoca, del Estado Nación. Como parte de las primeras acciones se abordó el tema educativo. En un ambiente políticamente inestable, nace en 1823 el modelo de Escuela Normal Lancasteriana. Esta forma de enseñanza tiene su origen en Joseph Lancaster, personaje inglés que arropó una nueva técnica pedagógica en la cual los alumnos más avanzados enseñaban a sus demás compañeros, de forma colaborativa y mutua. La primera escuela normal en México fue la lancasteriana, que de acuerdo con este sistema de enseñanza mutua, se abrió en la segunda mitad de 1823, después de que el Gobierno de la Ciudad de México se hiciera cargo de examinar a los profesores para darles licencia. La escuela lancasteriana subsistió por poco tiempo debido a la falta de estudiantes.

El 1 de junio de 1823 se inauguró, en Guadalajara, la Escuela Normal Lancasteriana. El plantel, que ocupó el antiguo local del Colegio de San Juan Bautista, solamente aceptaba varones. Su primer director fue el señor Ricardo Madox Jones. 
Hacia 1870, el modelo lancasteriano empezó a decaer. Para esas fechas, agrega el investigador, el país ya había fijado los grandes objetivos de la educación nacional, contenidos en las leyes orgánicas de educación de 1867 y 1869, que dieron paso la nueva corriente de la pedagogía mexicana.

Dentro del fondo Instituciones Educativas del Archivo Histórico de la Universidad de Guadalajara, contamos con varios documentos que dan testimonio de la trayectoria de las Escuelas Normales en Jalisco. Como ejemplo mostramos un informe con las calificaciones de los alumnos de la Escuela Normal de Profesores del Estado en 1901.

 

 

Bibliografía

Boletas de Calificaciones Escuela Normal, AHUG, Fondo Instituciones Educativas de Jalisco, Libro 72ª, Exp. 7045, pp. 197-208.