La transformación y el fin

El panorama en 1940 avizoró el ascenso de Manuel Ávila Camacho al poder ejecutivo del país. En el inicio de su periodo presidencial se dio un vuelco a la política educativa cardenista, otorgando un mayor apoyo a la educación liberal, además de propinar duros golpes a la estabilidad económica de plantes populares o del mismo Instituto Politécnico Nacional. Finalmente en 1945 se eliminó el adjetivo “socialista” del Artículo Tercero Constitucional. Al interior de la Universidad de Guadalajara los rectores Ignacio Jacobo Magaña y Luis Farah serán los encargadas de adaptarse a este nuevo viraje educativo.

Bajo el gobierno estatal de Jesús González Gallo el rectorado del doctor Farah se promulgó una nueva Ley Orgánica para la Universidad de Guadalajara en agosto de 1947.

Este contexto nacional y local, aunado al desgaste del FESO en diferentes planteles universitarios, reduciría los canales de acción de la organización estudiantil. Sin el apoyo de Cárdenas y sin representación en el Consejo General Universitario, el Frente de Estudiantes Socialistas de Occidente diluiría de a poco su participación en la Universidad de Guadalajara. En 1948 se constituye una nueva organización estudiantil, con exintegrantes del FESO y se da paso a la Federación de Estudiantes de Guadalajara (FEG), órgano oficial de representación estudiantil que perduraría hasta la última década del siglo XX dentro de la Universidad de Guadalajara.