Notaría

El despacho del licenciado Zuno, que sobresale por su pórtico, réplica de la portada de una casa habitación del siglo XVI, que se localizaba en la antigua calle de la Alhóndiga 6 (después Pino Suárez 114), que fue comprada junto con otras casas para construir el edificio de El Informador. La portada original se rescató gracias a la donación que hicieran los dueños del diario al Museo en 1944. Actualmente es el único vestigio de la arquitectura de Guadalajara de ese siglo, y se encuentra colocada en la esquina noreste del patio principal del Museo de Guadalajara, como acceso a una de sus salas. La réplica en la casa Zuno tiene variantes mínimas. La puerta es de madera de dos alas y dos fijos, estos últimos con barrotes torneados, en éste espacio estaba la Notaria, que actualmente es un área administrtiva de las áreas de Bienes Inmuebles, extensión y difusión y almacén de la Coordinación General de Patrimonio.