Primera Ley Orgánica

 

El gobernador José Guadalupe Zuno Hernández convocó en julio de 1925, a un grupo de profesores, intelectuales y profesionistas para perfilar el sentido y la organización de la nueva Universidad y de cada una de sus dependencias. De las reuniones celebradas en Palacio de Gobierno, quedaron rastros documentales que permiten seguir el rumbo de las discusiones sostenidas. Las cuatro directrices trazadas fueron las siguientes:

  • Mejorar los servicios de las instituciones de educación superior y media superior existentes, reorganizando sus aspectos administrativos y docentes.
  • Establecer las escuelas y dependencias que hacían falta para la total integración de la enseñanza superior, dotándolas de elementos materiales y humanos, programas y planes de estudios necesarios para la actividad docente.
  • Reorganizar la enseñanza elemental y superior.
  • Planificar la enseñanza industrial y agrícola a través de las dependencias correspondientes.

En su estructura interna, la Ley Orgánica de 1925 consta de once capítulos, ciento nueve artículos y nueve artículos transitorios. 

Concebida como Universidad de Estado, la de Guadalajara, que al tenor de su Ley Orgánica reconoce en la figura del Rector a su “Jefe nato”, presidente del Consejo Universitario, quien se encuentra a la cabeza de la Institución en calidad de gestor y encausador de los presupuestos universitarios y nombrado por el Gobernador del Estado. 

La misión fundamental de esta Casa de Estudios, formar hombres útiles a la sociedad en los términos del artículo tercero de la Constitución General de la República, sin otra limitación que no fuera la enseñanza laica sin exclusión de clases sociales.